6 riesgos de adquirir un inmueble a través de un remate hipotecario

6 riesgos de un remate

Anteriormente te explicamos Qué es un remate hipotecario. Lo principal fue entender que en un remate no compras una propiedad, sino los derechos litigiosos, o sea el derecho de cobrar la deuda al deudor (la persona que no pudo cumplir con los pagos del inmueble en garantía) con ayuda de un abogado especialista. Si lo vencen en juicio, podrás adjudicarte el inmueble.

Aunque los remates hipotecarios pueden ofrecer descuentos de 30 hasta 60% del valor original de los inmuebles, también traen consigo riesgos que debes asumir. Ángel Valdés, presidente de la Asociación de Profesionales en Comercialización Inmobiliaria (APCI) explica los más destacados:

  1. Falta de asesoría: en ocasiones quien adquiere los derechos litigiosos considera llevar el juicio por su cuenta para ahorrar el mayor capital posible pero, a menos que sea un abogado con experiencia en ese tipo de procesos, no se aconseja hacerlo. Es muy difícil defenderse sin ayuda de un profesional, necesitarás una buena defensa que agote todas las instancias y preste toda la atención a tu caso para que se resuelva a tu favor.
  2. Un abogado sin la experiencia necesaria: existe el riesgo de que no obtengas la propiedad si el abogado litiga de manera deficiente. En gran parte, dependerás de su habilidad. Además, el juicio puede ser relativamente rápido o tomar años, eso dependerá también de qué tanto se defienda la contraparte.
  3. Dinero insuficiente: a parte de los gastos del abogado (que se reducen si todo se acota a la adjudicación del inmueble), están los gastos que ocasionan las complicaciones en el proceso o los relacionados con el inmueble mismo. Suele pasar que esté en mal estado o arrendado y se tengan que hacer arreglos o el proceso de desalojo; igualmente están los impuestos que se causan por la compra. Sin capital para enfrentar esas situaciones, el riesgo de perder el inmueble — o gastar mucho más de lo previsto— es mayor.

 

  1. Fraudes: los remates crean la expectativa de comprar una casa a excelente precio y habitarla en pocos meses, pero cuando eso no se hace realidad es la oportunidad perfecta para las empresas que se ofrecen a llevar el proceso sin el verdadero interés de darle seguimiento. Es muy probable perder dinero, tiempo o el inmueble mismo cuando los juicios no son bien llevados.
  2. Imprevistos: se han presentado situaciones en las que se adquiere el remate, se invierte en el juicio y el deudor, de último momento, salda su deuda con el acreedor recuperando así su propiedad. En ese caso, los honorarios que pagas al abogado para litigar en juicio se pierden de manera definitiva.

“Cada asunto tiene su complejidad y habría que analizarlo, normalmente un abogado cobra alrededor de 25% del valor del inmueble por llevarte un juicio de esta naturaleza, pero los gastos se incrementan según la etapa en la que se retome. Mi recomendación es que eviten invertir en remates inmobiliarios si no están bien asesorados. Pueden parecer muy atractivos, pero los riesgos de hacerlo sin el conocimiento necesario incrementan abismalmente las posibilidades de que algo salga mal”, advierte Ángel Valdés.

Por su parte, Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, añade un riesgo más:

  1. Es muy importante señalar que los inmuebles que se adquieren a través de un remate no son financiables por los bancos al momento de dicha adquisición y, en caso de una venta posterior, tampoco serán factibles porque el antecedente de propiedad — especialmente el litigio — representa un riesgo adicional para las instituciones bancarias.

En Tu Hipoteca Fácil te brindamos la información que necesitas para realizar la compra de tu casa o departamento con la certeza y tranquilidad de saber que tu patrimonio crecerá al paso del tiempo. Síguenos en Facebook y Twitter, llámanos al teléfono 3004 3554, 3004 3555  y 5540 0632 o vía WhatsApp 55 5989 6933 y con gusto resolveremos tus dudas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*