LA CASA QUE TE CONVIENE

 

En la Revista “SER EMPRESARIO”  en Cd. Juárez
en la página 34  con el tema “La casa que te conviene” escribe: Isela Muñoz @ElPesoNuestro

Cuando se va a tomar la decisión de
comprar una casa, es muy importante tener en claro la situación personal y económica
que de cada persona tiene para no
cometer errores que le lleven a perderla o comparar la equivocada.

Decidir comprar una casa va mas allá
de solo pensar cuanto te alcanza para pagar, porque la decisión depende más de
tu situación patrimonial. No es lo mismo que seas un joven soltero menor de 30
años que va por su primera casa, a un adulto casado con hijos mayores de 40.
 
LOS ERRORES MÁS COMUNES QUE SE COMENTEN

 

AL COMPRAR UNA CASA SON:
  • Comprar
    la casa más grande que podemos pagar, considerando solo la mensualidad.
    Esto crea  una reducción considerable
    de flujo de efectivo que podría utilizarse de manera más productiva, sobre
    todo para invertir a mediano  o a
    largo plazo. Sin pagar por una Casa afecta la calidad de vida, entonces la
    casa no es la correcta.
  • Comprar
    la casa que alcanzamos a pagar para de inmediato hacerle ampliaciones.
    Para empezar, la casa no es realmente nuestra hasta que se hace el último
    pago de crédito; segundo, si la propiedad no cubre tus necesidades de
    espacios entonces la casa no es la correcta.
  • Comprar
    la casa de nuestros sueños en la primera compra. Las estadísticas indican
    que los mexicanos que vivimos en promedio 8 años en una casa antes de
    cambiarnos a otra, sea por cuestión laboral o porque ya nos quedo pequeña.
    LA primera compra debe de ser de una vivienda funcional, que cumpla con
    nuestras necesidades básicas y sea segura; luego se usa esta propiedad
    para comprar la segunda y así sucesivamente, hasta que alcances esa
    soñada.
  • Comprar
    una casa que no va a envejecer con nosotros, _Una gran propiedad, con
    segundo piso, baños con tina o escalones por todos lados quizás no sea la
    mejor opción para persona mayores de 50 años. A medida que la familia
    crece, los hijos se van y los padres sufren el síndrome de “nido vacío”; serán
    necesarios espacios más amplios, sin segundos pisos y con accesos fáciles.
  • Comprar
    la casa de familiares solo porque estaban rematándola. Este  son error muy común, donde gana la emoción
    a la objetividad. Si estabas buscando casa puede que entonces sea una
    excelente decisión patrimonial; pero solo por oportunidad o por salvar económicamente
    a un familiar para que la propiedad se quede sin uso, o sin crear ingresos
    a través de una renta, es un desperdicio de recursos.

AHORA BIEN ¿CUAL ES LA
CASA QUE ME CONVIENE?

·
Si es tu primera
compra, no tienes dinero para el enganche y solo te queda comprar con crédito de
interés social; compra una casa pequeña y de preferencia usada ya que pueden
ser más económicas. Los créditos de interés social son particularmente caros
porque están proyectados a 30 años.
·
Si no es tu primera
compra, puedes utilizar la  venta de la
primera casa para comprar la segunda, Podrías darte el lujo de comprar una
nueva, solo asegúrate que vas a poder pagar la diferencia de gastos mensuales
relacionados a todos los servicios.
·
Si tienes una casa que
ya te queda grande porque los hijos se fueron, puedes venderla para comprar otra
que sea más céntrica, de un solo piso, en zona más tranquila y con menor
espacio, Eso mejorara tu calidad de vida y seguramente también te ahorraras
dinero.
·
Si vas a comprar casa
es preferible que te hagan un descuento a que te hagan un regalo. Patrimonialmente es lo mejor que no tengas que desembolsar dinero hoy y lo puedes invertir por
ejemplo, a que te regalen cocinas integrales o aires acondicionados que
seguramente te están costando en el financiamiento a 15 o 20 años. La cocina
integral terminaras pagándola varias veces a aunque  ya no siquiera exista en  la casa.

RESUMEN

·
Comprar aquella casa que realmente puedas
pagar y mantener, que no  afecte tu nivel
de vida al intentar cubrir todos los gastos de la misma.
·
Que haya sido comprada
con el crédito hipotecario correcto, el cual realmente te permita irte afianzando
patrimonialmente.
·
Si vas por la segunda
propiedad, considera  los costos
adicionales de mantenimiento de la propiedad, así como de las aéreas comunes y
servicios utilizados por la familia.
·
La casa que mi te
conviene es aquella que llene tus necesidades, las de tu  familia y que te permita ir creando un
patrimonio a medida que pasa el tiempo. Analiza con detenimiento y toma la decisión
más informada.
Acceso a liga original:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*