Remates hipotecarios, lo que necesitas saber

¿Has escuchado que, al comprar mediante remates hipotecarios puedes hallar descuentos de 30 a 60% en el valor de mercado de un inmueble? Sí, es cierto, pero también puedes comprar problemas o exponerte a fraudes. Conoce todo lo que necesitas saber acerca de esta opción.

“El remate hipotecario es una forma de comprar derechos litigiosos de adjudicación originados en un proceso de ejecución judicial a causa del incumplimiento de pago de una persona que contrató un crédito hipotecario y no pudo pagarlo, ni vender a tiempo la casa para pagar. En función de eso, los bienes se rematan, es decir, se dan a un precio menor que el valor comercial que tienen en el mercado”, indica Ángel Valdés, presidente de la Asociación de Profesionales en Comercialización Inmobiliaria (APCI).

¿Parece fácil, no? Alguien aprovecha la oportunidad, hace la adquisición a través de un remate a un excelente precio y se muda en cuestión de meses. Pero eso sucedería en un escenario un tanto idílico. En realidad, hay muchos otros aspectos a considerar.

No compras el inmueble, compras “el pleito”

De acuerdo con Valdés, lo más importante es comprender que en un remate hipotecario lo que compras no es la propiedad, sino los derechos litigiosos. Como accesorio al derecho del litigio viene la propiedad, pero como tal, tú no compras la propiedad porque esta no se pone a tu nombre en ese momento y debes concluir todo el proceso litigioso a través de tus abogados.

En otras palabras, lo que se compra en un remate es el derecho de cobrar la deuda al deudor y vencerlo en un juicio. Una vez que lo logras, puedes adjudicarte el inmueble que estaba en garantía. Básicamente es como si compraras el pleito y no el objeto del pleito. Solo si ganas el proceso, podrás ganar la casa también.

Muchas veces, los bancos venden los derechos hipotecarios o los derechos sobre la acción para cobrar el importe, de modo que el comprador adquiere la obligación de llevar el juicio y eso hace el que inmueble parezca todavía más barato, incluso al 50 por ciento.

Aquí es donde pueden empezar los problemas

“Las personas que interesadas en los remates hipotecarios tienen que fijarse en qué etapa procesal está el juicio y ahí es cuando empiezan los problemas porque a menudo compran el producto sin saber verdaderamente qué están adquiriendo. Es atractivo pensar que, en lugar de dos millones de pesos (mdp) puedes pagar solo un mdp por convertirte en dueño de un inmueble, pero lo que no siempre te dicen es que a lo mejor apenas tendrás que empezar el juicio hipotecario y eso no solo consume tiempo, sino también recursos”, advierte el presidente de APCI.

Si quisieras comprar un inmueble que se ha rematado de 2 mdp a solo 1 mdp, no solo tendrás que tener esa cantidad en efectivo, sino también cerca de 20% extra en tu bolsillo para contratar los servicios de un abogado especialista en materia inmobiliaria cuyas credenciales te hagan tener toda la confianza en él y, además, debes estar dispuesto a esperar el tiempo necesario, ya que un juicio de esta naturaleza puede tardar hasta dos o cinco años, incluso más.

Es importante mencionar que este tipo de inmuebles no son financiables con un crédito hipotecario, advierte Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, ya que implica riesgos adicionales para los bancos y estos no están dispuestos a tomarlos.

En la segunda parte de este artículo veremos cuáles son los riesgos que se corren una vez que has decidido asumir las responsabilidades de las que hablamos y, también, cómo evitar caer en un fraude por remate hipotecario.

¡No arriesgues tu ahorro y la inversión que harás para formar un patrimonio!  En Tu Hipoteca Fácil te asesoramos para que compres casa o departamento con la mejor opción de crédito hipotecario y uses ese crédito a tu favor.

Asesórate, Llámanos al 3004 3554, 3004 3555 y 5540 0632.

Whatsapp  55 5989 6933

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*